Home > Statements > Breve Informe Sobre La Situacion de las Desapariciones Forzadas en La Republica Argentina

Breve Informe Sobre La Situacion de las Desapariciones Forzadas en La Republica Argentina

 BREVE INFORME SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS DESAPARICIONES FORZADAS EN LA

REPÚBLICA ARGENTINA

1. Panorama histórico a partir de la dictadura (1976-2011)

 

La detención desaparición de personas que asoló nuestro país antes de la última dictadura militar y, planificada y sistemáticamente, durante su transcurso, y cuyas consecuencias perduran, motivó que brotara un fuerte movimiento argentino de defensa de los derechos humanos cuyo símbolo trascendente son las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y los Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, los tres organismos asociados a FEDEFAM y parte dinámica en su constitución y desarrollo, culminado en diciembre de 2006,  como todos sabemos, por la sanción de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra la Desaparición Forzada.

La búsqueda de Verdad y Justicia dentro y fuera del país, iniciada en la primera ronda de las Madres en la Plaza de Mayo en abril de 1977, no ha cesado. Hoy, a 34 años de distancia, recordamos las distintas etapas de la historia nacional que han permitido diversificar los reclamos sin abandonar jamás los principios fundadores.

1.1.            La lucha contra la impunidad

Los gobiernos constitucionales surgidos a partir de diciembre de 1983 iniciaron algunas medidas de reparación y búsqueda de justicia, como el histórico juicio a los comandantes de las Juntas Militares en 1985 y algunas leyes de reparación  económica y liberación del servicio militar a hijos y hermanos de detenidos desaparecidos. Pero la enorme presión de poderes económico-militar nacionales y transnacionales y, a veces, la falaz ideología de varios gobernantes, motivaron medidas de apoyo a la impunidad, como las leyes alfonsinistas  “de punto final” en 1986 y “de obediencia debida” en 1987 y los indultos menemistas de 1989 y 1990. La fuerza del reclamo anti-impunidad del movimiento de derechos humanos consiguió en 2003 la anulación de esas leyes por el Congreso, que las consideró inconstitucionales, la ratificación de esa inconstitucionalidad por la Corte Suprema de Justicia y, por fin, la declaración de inconstitucionalidad de los indultos por la Corte en agosto de 2010. Puede decirse, por tanto, que hace un año exacto la impunidad encontró su sentencia de muerte.

1.2.            Los juicios con consecuencias penales.

 

Desde 2005 fueron resurgiendo los juicios penales soterrados por la impunidad, a los que se van agregando numerosos procesos nuevos contra los “viejos” crímenes de lesa humanidad. Actualmente, las Madres y familiares no damos abasto para asistir a las audiencias judiciales en el vasto territorio nacional. Falta mucho aún, pero seguimos avanzando en estos procesos penales sin parangón en el mundo, con jueces naturales, en juzgados nacionales y con todas las garantías constitucionales.

Por otra parte, en 13 de abril de 2011 se sancionó por ley la incorporación al Código Penal del delito de desaparición forzada de personas, respetando la definición que da la Convención y asignando penas de 10 a 25 años a los perpetradores, o prisión perpetua en caso de muerte del detenido desaparecido o también si este es mujer embarazada, menor, mayor de 70 años o discapacitado. Lástima que esta ley no pueda aplicarse, según mayoría de los expertos, a los imputados en los juicios de lesa humanidad. Sin embargo, el tema de la imprescriptibilidad seguirá en discusión.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que actúa como querellante en numerosas causas judiciales, registra en agosto de 2011 la cantidad de 237 condenados por delitos de lesa humanidad.

 

1.3.            Estadísticas proporcionadas por el CELS sobre el desarrollo de los Juicios. Julio 2011.

 

Situación procesal actual de los imputados en causas por delitos de lesa humanidad. Marzo de 2011

TOTAL: 1.757

  • Procesados con preventiva: 427
  • Procesados sin preventiva: 344
  • Fallecidos: 276
  • Denunciados: 269
  • Condenados: 187
  • Falta de Mérito: 105
  • Sobreseídos: 46
  • Prófugos: 39
  • Indagados: 27
  • Incapaces: 18
  • Absueltos: 15

Total de causas en movimiento según estado procesal. Julio de 2011

TOTAL: 363

  • En etapa de instrucción: 71% (263)
  • Elevaciones: 12,5 (46)
  • Debates finalizados: 13% (49)
  • Debates en curso: 3,5% (12)

Comparación de sentenciados con el resto de los imputados en condiciones de llegar a juicio. Marzo de 2011

TOTAL: 1.419

  • Sentenciados: 13% (182)
  • Resto de los imputados aptos para llegar a juicio: 87% (1237)

Condición de detención o libertad del total de imputados. Marzo de 2011.

TOTAL: 1.707

  • Libres: 46% (814)
  • Detenidos: 36% (624)
  • Fallecidos: 16% (280)
  • Prófugos 2% (39)

 

Total de detenidos según situación procesal. Marzo de 2011.

TOTAL: 610

  • Procesados: 70% (428)
  • Condenado: 26% (166)
  • Denunciados: 2% (14)
  • Indagado: 2% (15)
  1. 2.                  Números, porcentajes en relación con los detenidos desaparecidos

 

¿Cuántos detenidos desaparecidos hay en la Argentina? La CONADEP –Comisión Nacional sobre la  Desaparición de Personas, creada en 1984- indicó en ese año que había registradas 8.961 personas. Hasta 2003 la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación Argentina tenía registrados 13.000 casos. Por otro lado las asociaciones de FEDEFAM siempre declaramos que hay unos 30.000 compañeros detenidos desaparecidos. Esta cifra surgió de los cálculos que el Dr. Emilio Mignone y sus colegas del CELS –Centro de Estudios Legales y Sociales- realizaron en 1978, sin posibilidad de comprobación pero en base a una escala concreta basada en la relación entre cantidad de desaparecidos denunciados y desaparecidos no denunciados en Mercedes, ciudad de unos 60.000 habitantes de la provincia de Buenos Aires.

Pero atención: según documentos desclasificados de archivos de inteligencia norteamericanos, el agente de la DINA chilena y operativo en la Argentina Enrique Arancibia Clavel informó en 1978 al Departamento de Estado que se estimaba el número de desaparecidos en 22.000 personas entre 1975 y julio de 1978. Y sabemos que numerosos detenidos desaparecidos no han sido denunciados por sus familiares por  múltiples razones. El sacerdote canadiense Eloy Roy, por ejemplo, cuando era párroco de Tilcara (provincia de Jujuy), recordaba con frecuencia sus diálogos con familias ancianas residentes en la Quebrada de Humahuaca, que ignoraban por qué sus hijos habían sido llevados por la fuerza y encapuchados por hombres desconocidos. Es probable que la simbólica cifra de 30.000 sea incluso escasa.

La CONADEP indicó también la distribución de los detenidos desaparecidos por profesión u ocupación (en porcentajes):

  • Obreros: 30,2%
  • Estudiantes: 21,0%
  • Empleados: 17,9%
  • Profesionales: 17,8%
  • Docentes: 5,7%
  • Autónomos y varios: 5,0%
  • Amas de casa: 3,8%
  • Personal de Fuerzas de Seguridad: 2,5%
  • Periodistas: 1,6%
  • Actores y artistas: 1,3%
  • Religiosos: 0,3%
  • De 0 a 15 años: 1,65%
  • De 16 a 25 años: 43,23%
  • De 26 a 35 años: 38,16%
  • De 36 a 45 años: 10,13%
  • De 46 a 55 años: 4,25%
  • De 56 a 65 años: 1,92%
  • Más de 66 años: 0,66%
  • En la vía pública: 24,6%
  • El domicilio: 62,0%
  • El trabajo: 7,0%
  • Lugar de estudio: 6,0%
  • Dependencia militar o policial: 0,4%
  • De día: 38,0%
  • De noche: 62,0%

Desaparecidos según edad

Lugar de desaparición

Momento de desaparición

Estos porcentajes registrados en 1984 pueden considerarse vigentes a la fecha.

Pero también el dolor sigue vigente. Ese dolor nos ha convertido en militantes, ha cimentado nuestra tenacidad. Las Madres somos muy ancianas, pero nuestros pies cansados no cesan en sus pasos. Cuando alguna de nosotras se va, las demás podemos hablarle a cada querido detenido desaparecido con palabras de Lily Canals, anciana poeta de San Nicolás (ciudad bonaerense):

“(…)

Mi oído está aguzado para los

desconsuelos.

Me dice que ha perdido la luz

que prolongaba su memoria

el último vestigio de su sangre

el dolor obstinado que rondaba la plaza

levantando

su nombre entre otros nombres

junto a otros pies más jóvenes

más viejos

más cansados. Minutos, meses, años

reclamando

exigiendo

gritando.

(…)

Cómo decirle que aunque nadie

reemplace

ese cordón de amor alimentado en un

constante duelo,

millones

como yo

sostenemos una estrella encendida

para él

y para todos los que una vez bajaron al

infierno”.

Advertisements
Categories: Statements
  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: